Buscar

Noticias

Tenencia Responsable y Control de Población Canina: Visión del Colegio Médico Veterinario

Los problemas asociados a la población canina, derivados de las deficientes condiciones de tenencia y abandono, temporal o permanente, de perros en la vía y espacios públicos, constituyen una preocupación emergente para la opinión pública. El Colegio Médico Veterinario de Chile AG (COLMEVET) comparte esta preocupación, especialmente por los diversos efectos para la salud animal, salud pública, salud ambiental y bienestar animal.

Junio, 07 de 2011 - Entre los problemas de salud animal se pueden mencionar el riesgo de mantención y diseminación de enfermedades infectocontagiosas y parasitarias tales como distemper, parvovirosis hepatitis infecciosa canina, leptospirosis brucelosis, ectoparásitos como garrapatas, pulgas, dermatomicosis, sarna, entre otras. Además de agresiones entre animales y reproducción descontrolada.

Desde el punto de vista de la salud pública, uno de los principales problemas asociados a la población canina son las agresiones y mordeduras de perros a personas, que producen lesiones de diversa consideración, generando en los casos más graves -por ejemplo cuando ocurren en cara o extremidades- mutilaciones, discapacidad e incluso muerte. Cabe señalar que anualmente se registran ente 40 mil a 50 mil mordeduras, cifra que representa aproximadamente un tercio del total de eventos que efectivamente se producen, esta situación tiene un alto costo social y económico derivado de la atención médica, pérdidas de horas laborales, educacionales, entre otros. Adicionalmente, existe riesgo de transmisión de más de 60 zoonosis infecciosas y parasitarias, entre las que destacan la equinococcosis quística, leptospirosis, brucelosis, síndrome de larva migrans visceral y cutáneo, ehrlichiosis, entre otras. Además, las condiciones actuales de tenencia de población canina constituye un factor de riesgo para la reintroducción de la variante canina del virus rábico, el que actualmente se encuentra eliminado del país, pero persiste en países vecinos.

Las malas condiciones de tenencia también generan focos de insalubridad por contaminación fecal y de orina, así como por la dispersión de basuras. Esta situación a su vez, potencia la proliferación de otras plagas de interés sanitario, tales como pulgas, garrapatas, moscas, roedores.

Además, la presencia de perros en la vía y espacios públicos genera sensación de inseguridad, accidentes de tránsito e imagen de retraso social, que afecta la calidad de los espacios urbanos.

El abandono de animales en áreas periurbanas y rurales afecta las actividades agropecuarias, produciendo pérdidas directas e indirectas a través de transmisión de enfermedades, así como por agresiones y muerte de animales. Esta situación disminuye la productividad, afecta la calidad y aumenta los costos de las producciones pecuarias.
Por otra parte, los animales abandonados en áreas rurales y los canes asilvestrados, producen desequilibrios ecológicos importantes por daño directo e indirecto en la flora y fauna nativa. Estas alteraciones se relación principalmente con la introducción y dispersión de patógenos en los ecosistemas o con alteraciones por competencia y predación a la fauna silvestre.

En el siguiente cuadro se resumen algunos de los principales problemas asociados a la población canina en el país (Ver galería de imágenes).

Las condiciones de tenencia de las mascotas caninas, así como la diversidad de problemas que generan, están asociadas a una serie de factores, cuyo análisis es relevante para enfrentar en forma adecuada esta situación. Entre los principales factores determinantes y condicionantes destacan:

Principales factores que determinan los problemas
asociados a la población canina


Hábitos y conductas de la comunidad:
Existe un gran desconocimiento de las condiciones básicas de tenencia de animales de compañía. Este desconocimiento se manifiesta en hábitos y conductas inadecuadas que se refleja en situaciones tales como número excesivo de animales por viviendas, malas condiciones higiénico-sanitarias, permisividad para que deambulen libremente en espacios públicos, reproducción descontrolada, maltrato por negligencia o ignorancia y maltrato intencionado.
Entre los hábitos y conductas que tienen mayor impacto en esta problemática, se pueden mencionar, entre otros, el abandono de animales, reproducción descontrolada, malas condiciones higiénico-sanitarias, falta asistencia veterinaria, irresponsabilidad frente a los daños producidos por las mascotas.
Capacidad de soporte del medio
Los perros con o sin dueño, encuentran en el medio ambiente condiciones favorables para su mantención, asociadas a deficiencias en las condiciones de saneamiento básico, especialmente relacionados con la presencia de residuos sólidos (basuras) y escombros, además los sitios eriazos y edificaciones abandonadas, con cierres perimetrales inadecuados, entregan fuentes de alimentación y refugio que facilitan la supervivencia y capacidad reproductiva de la población canina.

Estrategias de Control de Población Canina
COLMEVET adhiere a las estrategias enunciadas por las organizaciones de cooperación internacional de salud pública y animal (OMS, OIE, FAO) y sus organizaciones colaboradoras (Guías para el Manejo de la población canina, OMS-WSPA, 1990; Código de Sanidad de Animales Terrestres, Capitulo 7º, OIE).

Para lograr la resolución de los problemas asociados a la población canina, se requiere una estrategia de alianza entre los distintos sectores involucrados, públicos y privados, que favorezcan nuevas actitudes y conductas en la población orientadas a la tenencia responsable de mascotas. Por otra parte, la definición de las responsabilidades públicas y privadas, así como la provisión de recursos humanos, técnicos y financieros en forma sostenida en el tiempo, son condiciones mínimas para el éxito de las iniciativas.

El control integral implica –en su esencia- el desarrollo de un amplio programa educativo basado en los preceptos de promoción de salud, complementado con una serie de estrategias específicas de control de la población canina. La promoción de salud, centrada en la educación, como herramienta principal de cambios de hábitos y conductas, conlleva la participación activa de la comunidad -representada por sus organizaciones propias (vecinales, deportivas, etc.)-, de organismos del Estado (Intendencias, Municipalidades, sector salud, educación, agricultura, bienes nacionales, entre otros) de entidades privadas y de organizaciones no gubernamentales.

La base de acción de la promoción de salud radica entonces en el cambio de conducta y en la colaboración de la población para eliminar los hábitos de abandono y tenencia inadecuada. Esta estrategia incluye programas educativos formales dirigidos a escolares, actividades educativas a la comunidad de sectores de acción prioritaria, capacitación y perfeccionamiento de personal de las entidades públicas que se encarguen del control de la población canina, personal de carabineros, entre otros, e información dirigida a medios de comunicación.

Las actividades específicas de prevención y control incluyen la promulgación de normativa, el registro obligatorio de mascotas, estrategias de control reproductivo, retiro y reubicación de animales, así como la eutanasia en casos calificados:

Asignación de responsabilidades públicas y privadas
Las responsabilidades y competencias de los distintos sectores públicos relacionados, además de las responsabilidades, derechos y obligaciones de las personas deben estar claramente definidas en una normativa de carácter nacional, la que debe incluir los elementos de resguardo de los bienes superiores del Estado, como la salud de las personas, salud animal y medio ambiente, compatibilizados con el respeto de los derechos, dignidad y bienestar de los animales.

Registro de mascotas
Debe ser obligatorio, fácil de aplicar y compatible entre las distintas instituciones que deben operar el sistema. Permite identificar la mascota y su propietario y, por lo tanto, responsabilizarlo de los eventuales perjuicios que pueda producir por su abandono. Debe ser un registro único y nacional.

Educación y campañas comunicacionales
Los responsables de los problemas asociados a la población canina son los seres humanos y no los animales, por lo tanto, es necesario proveer conocimientos y promover conductas de responsabilidad y respeto y, de este modo mejorar las condiciones higiénico-sanitarias y de manejo, además de favorecer la formación valórica, tales como el respeto, responsabilidad, autocuidado, protección del medio ambiente.

Control reproductivo
Promover la esterilización de mascotas, machos y hembras. Si bien esto es una responsabilidad de los propietarios, las municipalidades, instituciones proteccionistas, médicos veterinarios, universidades, etc., deberían coordinar campañas masivas, focalizando las acciones y recursos a los sectores donde existen mayores problemas y población de menores recursos. La ejecución de estas actividades deben ser adecuadamente planificadas, considerando la dinámica poblacional y la evidencia científica disponible, y requieren personal calificado, así como infraestructura y equipamiento adecuados

Control de población canina callejera
Se propone que las municipalidades deberían desarrollar actividades de control población canina con y sin dueño que deambulan libremente por la vía pública y lugares de uso público, por constituir un problema de interés común para la población, afecta la seguridad e integridad de las personas y sus bienes, constituir un obstáculo para la libre circulación de vehículos y otras situaciones similares dentro del ámbito de sus competencias. Entre las actividades de control se deben mencionar: retiro de perros vagabundos y callejeros, reubicación, entrega en adopción y /o eutanasia.
Respecto a la eutanasia, considerando que se trata de un tema altamente sensible, se debe resaltar que se trata de una alternativa que debe ser aplicada exclusivamente dentro de un programa integral, reservada para casos debidamente justificados que afecten o pongan en riesgo la salud pública, animal o ambiental, sin que existan otras alternativas, por este motivo su indicación y ejecución deben estar reguladas por ley. La indicación y aplicación de este procedimiento debe estar a cargo exclusivamente de un médico veterinario, resguardando los criterios éticos y técnicos para su ejecución.

Control de factores Ambientales
Eliminación de factores que permitan la atracción, mantención y persistencia de animales en la vía y espacios públicos, a través del control de microbasurales, vertederos ilegales, ordenamiento y saneamiento de espacios públicos que minimicen fuentes de alimentación y refugio para los animales.

Consideraciones:
Con el fin de enfrentar la problemática derivada de las malas condiciones de tenencia de mascotas caninas y del abandono de estos animales, en forma temporal o permanente, en vía y espacios públicos, COLMEVET sugiere considerar las siguientes directrices para enfrentar esta situación:

Desarrollo de políticas públicas integrales e integradas, apoyadas en una legislación específica que defina responsabilidades, tanto públicas como privadas, y disponga la asignación de recursos en cantidad suficiente y de manera sostenida en el tiempo.


La legislación, así como los planes y programas deben considerar la promoción de la Tenencia Responsable de Mascotas, orientada a inducir cambios de hábitos y conductas de la comunidad respecto a sus obligaciones hacia las mascotas caninas.

Considerando que los cambios conductuales se producen a largo plazo, es necesario establecer acciones para resolver problemas contingentes, con el propósito de proteger y promover la salud pública, salud animal y salud ambiental, así como el bienestar de los animales.

Se requiere promover el desarrollo de investigación científica que sustente la implementación y evaluación de las medidas aplicadas para controlar el problema.

La Medicina Veterinaria debe cumplir un rol fundamental en el análisis y enfrentamiento de los problemas asociados a la población canina, por este motivo el Colegio Médico Veterinario de Chile AG, expresa su preocupación y e interés por participar activamente en el desarrollo de iniciativas tendientes a encargarse, en forma seria y responsable, de este tema, poniendo a disposición de sus autoridades y la comunidad, sus capacidades técnicas y humanas.




Normativa insuficiente
No existe legislación específica que fije las responsabilidades individuales e institucionales de control de la población canina. La normativa específica referida al control de rabia, que ha resultado muy efectiva para la prevención y control de esta enfermedad, no da cuenta de la complejidad del problema ni de la integralidad de las soluciones requeridas. Por otro lado, la reciente publicada ley de maltrato animal no considera la diversidad y complejidad de los problemas derivados de las malas condiciones de tenencia de animales, ni aborda la responsabilidad legal de los dueños ante daños provocados.

Galería de imagenes

4dee4d2534087_riiiidro_ok.jpg

Comente este artículo



El Colegio Medico Veterinario de Chile A.G., se reserva el derecho de eliminar los comentarios inapropiados o mal intencionados.

Agenda

[ver más]

Enlaces

OIE
Organización Panamericana de la Salud